Comparador de Seguros Salud

Aseguradoras medicas

Comparador de 15 seguros medicos para encontrar la mejor póliza

el seguro medico es vital
Hay importantes diferencias entre las aseguradoras

A pesar de contar con un servicio público de salud, cada vez más españoles confían su asistencia sanitaria a las aseguradoras medicas privadas.

Hoy en día existen más de 20 compañías de seguros médicos en España, concentrándose más del 80% de los clientes en las 15 aseguradoras más grandes. Para un consumidor resulta muy tedioso analizar en detalle las diferentes pólizas existentes y por eso hemos creado nuestro servicio de comparativa de seguros médicos, con el que en cuestión de minutos sabrás cuál sería tu precio y tus coberturas en las 15 compañías más importantes. A partir de ahí, podrás consultar todas tus dudas con un asesor especializado, que te oritentará para ayudarte a encontrar la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades.

Sanidad privada vs sanidad pública

El auge de las aseguradoras de salud se explica por las ventajas que ofrecen frente al sistema público. Al menos para aquel usuario que busque un trato personalizado y, en algunos casos, una atención médica más exclusiva, pudiendo acceder a centros médicos de renombre. En todo caso, las aseguradoras médicas ganan terreno a la sanidad pública en la inmediatez, al carecer de listas de espera, y esto repercute en la tranquilidad del usuario, que sabe que será diagnosticado y tratado con mayor rapidez, contando además con un mayor número de servicios.

La salud dental es un claro ejemplo de la diferencia entre ambos sistemas. Se trata de un servicio prácticamente monopolizado por el sector privado, ya que la seguridad social sólo cubre las extracciones. Es un terreno perfecto para el posicionamiento de las compañías, que ofrecen seguros dentales más económicos que el gasto que supone acudir a un dentista cada vez que lo requerimos.

Pero, en rasgos más generales, las aseguradoras médicas no garantizan una cobertura universal. Existen dolencias, tratamientos o servicios que quedan fuera de las pólizas, y están limitados por las condiciones particulares de contratación que se establecen entre la aseguradora y el asegurado. Por ello es conveniente comprobar detalladamente por qué servicios estamos pagando.

Las limitaciones más frecuentes de las pólizas de seguros médicos

Aunque existen pólizas muy completas en el mercado, siempre van a estar acotadas por una serie de circunstancias, ya sea el tipo de servicios que cubren, los límites de gastos que garantizan o las condiciones que se requieren para poder contratar el seguro medico.

La mayoría de las aseguradoras médicas someten a sus futuros clientes a un cuestionario previo, para descartar posibles dolencias previas. Ninguna entidad asumirá los gastos de una enfermedad que ya padecemos en el momento de contratar la póliza. Tampoco cubrirá el seguimiento del embarazo a una mujer que ya esté embarazada cuando vaya a formalizar la póliza.

En este sentido, los períodos de carencia suponen una importante restricción. Determinados servicios sólo estarán a disposición de los clientes, una vez que ha pasado un tiempo, ya sea de tres meses en el mejor de los casos, o incluso de hasta dos años, como establece Allianz salud en su Módulo Completo para poder recibir asistencia en el parto.

Pero sin duda, el mayor sesgo viene determinado por la edad de la persona asegurada, ya que dependiendo del tramo vital en el que se encuentre el asegurado, estadísticamente supone un coste diferente para la compañía de seguros (p.ej. una mujer en edad de concebir un hijo tendrá un consumo de recursos médicos diferente, que una adolescente en la pubertad). Antes de la entrada en vigor de la directiva europea contra la discriminación de precios por sexo (21 de diciembre de 2012), el sexo era el otro factor determinante, ya que las mujeres pagaban primas más altas en función de su tramo de edad. No obstante, algunas aseguradoras como Asistencia Sanitaria Colegial o Clinicum Salut, ya aplicaban una política de precios iguales independiemente del sexo, con anterioridad a la aplicación de la directiva.

Existen otras limitaciones que también pueden preocupar al potencial cliente, a la hora de contratar un seguro de salud, y éstas se refieren a la cobertura. Cada seguro contempla unas prestaciones y se ajusta a unas determinadas necesidades médicas, por ello es importante fijarnos en qué servicios se excluyen en cada caso, y si estas acotaciones nos afectan. En este sentido puede haber muchas diferencias de una aseguradora a otra, o entre distintas pólizas. La mayoría de los seguros garantizan el acceso a unos determinados tratamientos y establecen límites en otros. Otras pólizas, sin embargo, se diseñan para cubrir dolencias específicas como el Plan Integral de Atención Cardiovascular de Sanitas o la póliza Confianza de Aegon, que cubre los gastos derivados de patologías graves.

En definitiva, antes de decantarse por una compañía de seguros médicos determinada, es conveniente analizar en detalle los precios y coberturas. Por eso te animamos a probar nuestro sistema de comparación gratuito. Encontrarás la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades en cuestión de minutos.